caballo

Curso El Arte del Ataque


 

El que desee atacar con éxito primero tendrá que observar las debilidades del adversario, porque la dirección del ataque estará determinada siempre por la flaquezas de la posición adversaria.

Además, hay que tener piezas combatientes lo suficientemente fuertes para que el ataque pueda llevarse a cabo con superioridad. Para finalizar, hay que actuar con rapidez para que el enemigo no pueda sacar a tiempo reservas.

Un ataque exigirá:

  1. Un objetivo de ataque.
  2. Un plan de ataque que determine el comienzo del ataque y los medios tácticos para alcanzar el objetivo lo más rápidamente posible.
  3. La puesta a punto de fuerzas propias suficientes.
  4. El análisis de la fuerza de resistencia que pudiera disponer el enemigo.

 

Estrategia del ataque al rey

Quien quiera dar mate al rey adversario debe en primer lugar despejar caminos de atquqe para sus propias piezas. Luego comienza el ataque con el objeto de abrir o destruir la muralla protectora de peones del rey adversario. Esto último se logrará de 3 maneras:

  • Mediante el avance de los peones propios.
  • Con la ayuda de sacrificios.
  • Mediante cambios o desviación de piezas importantes de la defensa.

Y además

Hay que pensar que las debilidades del adversario son los mejores objetivos de ataque. De esta forma, debemos obligar al adversario a realizar dos cosas al mismo tiempo, aprovechando cada oportunidad que nos ofrezca para dar un ataque doble.

También hay que reforzar la presión cuando la movilidad del adversario sea reducida.

Si el enemigo es fuerte, primero habrá que reducir su capacidad de resistencia, mediante amenazas fuertes, cambios e incluso operaciones que nos dejen con ventaja.

Siempre actuar rápida y concentradamente, y evitar los cambios de simplificación, porque la mejor estrategia es siempre ser verdaderamente fuerte.

Un rey estará en peligro cuando...

  • Su frente quede debilitado por movimientos de su muralla de peones.
  • Columnas y diagonales abiertas amenazan al rey.
  • El atacante pueda cambiar piezas importantes para la defensa.
  • El defensor está retrasado en el desarrollo.

 

1. Las armas del atacante

El que quiera atacar deberá ser más fuerte que su adversario. Por este motivo el atacante debe esforzarse en conseguir la superioridad, que puede ser de diversas clases. Favorables para el ataque son:

  1. La ventaja de despliegue
  2. La ventaja de espacio
  3. La ventaja de la mayor movilidad
  4. La ventaja material
  5. Las debilidades de casillas

La ventaja del despliegue hará posible la rápida y superior intervención de las fuerzas a menudo tanto en la apertura como en el juego medio. Pero como los factores de fuerza, espacio y tiempo están estrechamente entrelazados en el ejedrez, también las ventajas de espacio, movilidad de piezas y la ventaja material ofrecen condiciones previas favorables para acciones de ataque prometedoras de éxito.

 

LA AMENAZA

Si faltase una oportunidad para llevar a cabo un ataque, entonces se debe intentar producir debilidades en la situación del adversario por medio de amenazas.

Si un jugador amenaza al adversario, entonces éste tendrá que defenderse si no quiere cederle al contrario ninguna ventaja.

Mientras subsiste la amenaza, deben entrar en acción fuerzas defensivas, con lo que la libertad de acción, la movilidad y toda la intervención de fuerzas del defensor quedan reducidas por las amenazas del atacante.

Una amenaza constante se percibe como 'presión'. Con ayuda de la amenaza el potencial defensivo queda reducido, las piezas son desviadas a menudo de puntos importantes, lo que hará posible operaciones de ataque con éxito contra otra parte frontal.

Por lo que se refiere a la técnica de la amenaza, tendremos en esforzarnos en transformar amenazas simples en amenazas múltiples dado que una doble amenaza es más difícil de rechazar.

Otra cuestión importante, sólo se lleva a cabo una amenaza cuando con ella se puede conseguir una ventaja, ya que una amenaza eficaz es a menudo más fuerte que la ejecución de la misma.

Regla: debemos darnos cuenta de las amenazas enemigas en el momento oportuno y las debemos combatir con eficacia.

 

EL SACRIFICIO

Uno de los más importantes 'medios' que tiene el atacante a su disposición es el sacrificio, cuyos motivos son tan múltiples como el cambiante desarrollo de una partida de ajedrez. Se sacrifican peones u otra piezas por mútiples motivos, ya sea con objeto de obtener ventaja en el tiempo o en el espacio, para debilitar la posición del rey enemigo o desbaratarla, para despejar columnas o diagonales de ataque.

Además, hay sacrificios de diversión, de evacuación, de cambio, de atracción, posicionales y psicológicos. Todos los sacrificios sólo son realmente un cambio ventajoso porque se sacrifican peones o piezas para obtener más altos valores 'ideales'.

 

LA COMBINACIÓN

Referida al ajedrez, la combinación es una limitada serie de movimientos que, explotando una ocasión que se presenta, persigue con medio tácticos obligatorios determinados fines.

Un jugador combina psicológicamente para imponer su voluntad al adversario en el plazo más breve posible.

 

EL ATAQUE DOBLE

El ataque doble es una peligrosa arma de ataque que a menudo desconcierta al defensor, porque dos piezas atacadas por una sola muy raramente pueden ser defendidas con una sola jugada. Esta forma de ataque es por ello especialmente adecuada para combinaciones sorprendentes y espectaculares.

Veamos a continuación algunos ejemplos...